Aprender a Luchar

Aprender a Luchar

Amados hermanos y hermanas.

En Efesios: 6:12 dice lo siguiente: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Una de las demandas más importante en la vida del creyente, es saber distinguir y reconocer la diferencia nuestras luchas espirituales y las de tipo social, personal o políticas. De manera que nos sean arrastrados fácilmente a los creyentes en forma individual o grupal en batalla contra adversarios humanos, en lugar de presentar nuestra batalla a través de la oración contra las invisibles maniobras y ataques del infierno que están detrás de la escena y no podamos distinguir oportunamente. Aprende a luchar, aprende a olvidar e intenta luchar, aprender a luchar y no dudes más. La autoridad de Cristo está sobre el mal. La oración intercesora es la herramienta que Dios ha puesto en tus manos para hacer retroceder el mal que ataca tu vida y la de tu familia.

Dios te bendiga en este día.

Toma un tiempo para orar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X
X