¿Constante o Inconstante?

¿Constante o Inconstante?

1 corintios 15:58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Para empezar este tema voy a escribirte los conceptos de Firme y Constante.

Firme: Se aplica a la persona que está convencida de lo que piensa y actúa en consecuencia a sus ideales sin dejarse influir: firme en sus propósitos.

Constante: firme o perseverante, esfuerzo constante.

¿Te ha pasado que cuando empiezas algo lo empiezas con muchas ganas, animado y muy seguro de querer hacerlo?

Bueno pues creo que muchas veces nos pasa eso porque fácil es empezar algo, pero ser perseverantes, constantes y mantenerse es lo que resulta difícil.

En nuestra vida espiritual muchas veces nos cuesta ser firmes y constantes pues muchas veces se empieza un servicio en la iglesia, empiezas un ministerio y todo va muy bien al principio, pero cuando te vienen los problemas, las situaciones difíciles como que tu rendimiento baja ¿no es cierto?

Llegaran momentos en nuestra vida en donde nos sentiremos cansados, fatigados, sin fuerzas para continuar y a punto de dejarlo todo y salir corriendo, ocasiones en las que nuestro ánimo no estará alto y seguramente lo que menos queramos hacer es continuar en la obra del Señor, pero esa actitud de desanimo debemos de dejarla a un lado porque realmente no valdrá la pena dejarlo todo e irnos como si nada.

Recuerda que servirle a Dios es un privilegio, de esa forma le agradecemos por todo lo bueno y maravilloso que ha sido en nuestras vidas pues Él se merece que nos entreguemos a Él y que le sirvamos con todo nuestro corazón, porque Él se merece lo mejor de nosotros y no las sobras.

Querido hermano debes estar firme y ser constante ¿Por qué? Porque si tu estas firme y decides que nada ni nadie te va a mover de ese lugar donde estas, no lo harás, pues aunque vengan situaciones difíciles no te harán moverte ni apartarte de Dios por que tu estas aferrado a Él, tienes la convicción de que junto a El vas a salir vencedor y que esa situación no te va a derrotar, que aunque los problemas estén ahí, tu seguirás creciendo en el Señor, buscando cada día llenarte más de Él,  anhelando su presencia, sirviendo con gozo porque sabes en quien has creído y tienes la seguridad de que Él no te dejara avergonzado, que Él te levantara sea cual sea tu situación y por más que a tu alrededor las cosas no marchen bien, tu no dejaras que esas circunstancias afecten tu estado de ánimo.

No permitas que las circunstancias negativas de tu alrededor influyan en ti y hagan que te vuelvas una persona inconstante, no seas como una hoja que el viento la lleva o la trae para donde él quiere, ¡No! Se valiente y lucha contra ese desanimo que no te permite avanzar, lucha contra ese estado de comodidad que hasta hoy no te ha permitido avanzar. Que tu servicio al señor no sea por obligación, sino que hazlo con gusto, con agrado, no nada más por hacerlo, sírvele al Señor con Amor, con entrega, con Pasión por que Él se merece lo mejor de lo mejor.

Ya no te permitas seguir siendo inconstante e inestable que con cualquier cosa te vienes a bajo ¡No! Pide al Señor que te ayude, que te fortalezca, que te renueve, y Él lo hará en ti, solo tienes que estar dispuesto. ¡Vamos! ¡Hazlo!  No te quedes cruzado de brazos, ¡Actúa! Ya no puedes ser inconstante, ya no puedes ser una persona que un día quiere servir a Dios y al otro no, debes de tener convicción, ser perseverante, llenarte más de Dios, pasar más tiempo con El para que puedas ser transformado por medio de su poder, para que tus fuerzas sean renovadas, para que ya no seas frágil y que los problemas no te derrumben fácilmente.

Dios tiene cosas grandes para tu vida, pero solo las veras si permaneces en El, y lo que hagas para El nunca será en vano porque Él siempre tiene algo lindo y maravilloso preparado para ti.

Dios te bendiga en este día.

Toma tiempo para orar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X
X