¡Hambre!

¡Hambre!

Amados hermanos y hermanas.

En Amós 8:11 dice lo siguiente: “He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.”

Mis estimados, no hay dudas que estamos en los últimos tiempos. Los hombres han rechazado reiteradamente escuchar la voz de Dios, y todo lo que se les ha hablado durante mucho tiempo. Dios, no enviará ningún profeta, no les llegará ningún mensaje de Él. Ahora recibirán lo que desean, cada vez que busquen la dirección de Dios frente a la calamidad venidera, encontrarán silencio. Ningún juicio es peor que cuando Dios entrega a una persona a sus propios deseos pecaminosos. Esa persona se precipitará en la degradación y la perversión y terminará siendo esclava del demonio. Busque cuanto antes la presencia de Dios a través Su Poderosa Palabra, la cual sana, levanta y restaura.

Dios te bendiga en este día

Toma un tiempo para orar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X
X