No Importa la Situación que estés Pasando… Dios te Levantara

No Importa la Situación que estés Pasando… Dios te Levantara

Job 1: 21-22 “Y dijo: desnudo Salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. Jehová dio y Jehová quito; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no peco Job, ni atribuyo a Dios despropósito alguno”.

Nos encontramos con la historia de Job un varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, ese era el concepto que Dios tenía acerca de él, sin duda alguna era un hombre que realmente estaba haciendo las cosas bien delante de Dios de otra forma Dios no se expresaría tan bien de él.

Job paso por dificultad, aflicción, enfermedad, paso momentos de calamidad en su vida, solo imagínate perdió sus pertenencias materiales, perdió a sus hijos y para colmo de males sobre el vino una enfermedad que provoco las burlas y las humillaciones de los demás, no se sabe cuánto tiempo duro esta prueba de Job.

Y es que Job nos deja una lección muy grande pues el en medio de todo lo que le sucedió no renegó en ningún momento y eso que lo que el paso no fue fácil, creo que no cualquiera lo hubiera soportado si nosotros con una pequeña gripe nos estamos muriendo ahora imagínate el estado de Job lleno de sarna en todo su cuerpo por que las escrituras dicen que esto lo tenía desde la planta del pie hasta la coronilla, que se sentaba en medio de ceniza y se rascaba con un tiesto es decir que eso que él tenía le provocaba una picazón grande y sumado a eso sin sus bienes, sin nadie que pudiera ayudarlo ni apoyarlo pues en ese momento todos le dieron la espalda hablando en términos humanos. Porque Dios siempre estuvo con él.

¿Cuántas veces renegamos por cosas sin importancia? Y no nos hemos puesto a pensar que tenemos vida, tenemos salud, tenemos una casa donde vivir, tenemos alimento, tenemos tantas cosas que a lo mejor a otros les falta, pero nosotros con poco renegamos, si Dios no nos da alguna cosa nos enojamos rápido, nos lamentamos viendo que otros tienen esto o aquello y nosotros no, renegamos porque a lo mejor perdimos algún bien material, un trabajo, etc.

Nos enojamos y decimos ¿Por qué Dios no me ayudo? ¿Por qué Dios permitió que me pasara esto? Lo cuestionamos demasiado Y cuando nos pasan este tipo de cosas por lo general nos mantenemos con una actitud de queja en vez de tener una actitud de gratitud para con Dios, pues la biblia nos dice que hay que dar gracias por todo y cuando te dice todo es todo. Job había entendido que todo lo que él tenía era prestado por Dios, no eran propiedad suya, el solo era el administrador de toda la bendición que Dios le había permitido tener, que no había nacido con todo lo que ahora tenia, que Dios tiene la potestad para dar y quitar y que él no podía hacer nada respecto a eso, él no fue a reclamarle por todo lo que había perdido, al contrario va delante de su presencia, se postra y le adora, el único lugar seguro donde puedes encontrar consuelo es al lado de Dios, pues él es nuestro refugio, él nos da la fortaleza que necesitamos para seguir adelante en medio de la crisis, problema o enfermedad que estemos pasando.

Pasar por dificultades económicas y enfermedades es muy duro, pero Dios no pondrá una carga tan grande que tu no la puedas soportar ni sobrellevar, Él lo tiene todo fríamente calculado a Él no se le escapa ningún detalle de tu vida, Él tiene el control y sino ve y lee al final del libro de Job donde nos dice que Dios lo bendijo mucho más de lo que lo había bendecido al principio.

Así que hermano/a no te desesperes, aunque haya muchos días grises, habrá un día que será diferente y saldrá el sol para ti, la lluvia de bendición que tanto esperabas al fin vendrá sobre ti, Dios es fiel, tu socorro vendrá de Jehová que hizo los cielos y la tierra, espera en El, porque lo que está por venir será mucho mejor.

Dios te bendiga en este día.

Toma tiempo para orar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X
X