Nunca es Tarde

Nunca es Tarde

Amados hermanos y hermanos.

En Nehemías 1:7-9 dice: “En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo. Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos, pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.”

La misericordia de Dios nunca termina ni se acaba, aunque tu te hayas alejado de Él y te hayas olvidado de cumplir sus mandamientos, si te arrepientes y te vuelves a Dios en humillación, Dios siempre…siempre te recibirá con sus brazos abiertos para darte su eterno perdón e inmenso amor. Manos a la obra, es tiempo de rescatar personas para Cristo, es más fácil cuando están de rodillas y extraviados en la ruta. Cuando les va bien, es mucho más difícil mostrarle a Cristo. Manos a la obra en el supermercado, en el colegio, en el trabajo, en el hospital, debemos tirar la red de la fe y rescatar a las ovejas perdidas. Hoy hay esterilidad en la iglesia, hay anemia espiritual, falta de compromiso de parte de quienes han rendido su vida al Señor. Pero por fe creemos que nunca es tarde, debemos ir al frente de la batalla, ser rescatistas usados grandemente para la gloria de Dios. Debemos ir al rescate de nuestro hermano extraviado y de los miembros de nuestra familia que aún no le conocen.

Dios te bendiga en este día.

Toma un tiempo para orar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X
X