Te sea Hecho

Te sea Hecho

Mateo 8:8

Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra y mi criado sanara.

Creo que muchos hemos escuchado o hemos leído sobre este pasaje de las escrituras, me impresiona y admiro la fe que tenía este centurión, Él se le acerca a Jesús y le dice “solamente di la palabra y mi criado sanara” imagínate la seguridad que tenía este hombre, la confianza que tenía en Jesús al decirle esas hermosas palabras, dice las escrituras que hasta el mismo Jesús se maravilló. (V.10) “al oírlo Jesús se maravilló y dijo a los que le seguían: de cierto de cierto os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe”

Imagínate si tú y yo tuviéramos esa confianza, esa convicción, esa fe que tenía este hombre hacia nuestro Dios, lograríamos tantas cosas, porque a Dios lo que le agrada es tu fe amado hermano, y él te lo recuerda una vez más y te dice que sin fe es imposible agradarlo, porque a Él le gusta que confíes en El, que le creas de todo corazón, que acciones esa fe que esta dormida dentro de ti, ¿no crees que es una gran lección la que nos da este centurión? Pues muchas veces aun siendo hijos de Dios no le creemos, y este hombre viene y sin dudar cree firmemente que su criado se va a sanar, es que dentro de él no cabía la duda.

Imagínate que lindo seria si Dios se maravillara y se agradara tanto al ver tu fe, al ver que en tu vida la duda no existe y crees firmemente en El.

Este pasaje finaliza en (v.13) “entonces Jesús dijo al centurión: ve y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora” lees bien esto, es que cuando tú crees a Dios no le queda más que concederte lo que le estas pidiendo, no le resta más que decirte esas mismas palabras.

Querido hermano Dios no quiere que esto quede solo en palabras, él quiere ver tu  accionar, no quiere ver que tu fe se apaga cada vez más al contrario quiere ver que esa fe se encienda cada vez más  y si hoy estabas sintiendo que tu fe se estaba apagando te animo a que la actives nuevamente, toma el ejemplo del centurión de Capernaum, ya no dudes más porque si este centurión no conocía tan de cerca a Jesús, no tenía una relación estrecha con El y  creía en El. Cuanto más tú que eres un hijo e hija de Dios.

Que tengas un hermoso día.

Toma tiempo para orar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X
X